El piso ideal para tu hogar si tienes mascota

Abrir las puertas de tu hogar a un perro, gato o cualquier otro animal de compañía es una experiencia maravillosa, que te enseñará mucho acerca de la responsabilidad, el amor y el respeto que debemos manifestar hacia otros seres vivos.

No obstante, antes de correr al próximo evento de adopción que se lleve a cabo en tu ciudad o de ponerte en contacto con un criador profesional, hay varios aspectos que debes considerar. ¿Dispones de espacio? ¿Tienes tiempo para dedicarlo a paseos y juegos con tu mascota? ¿Puedes agregar un gasto más a tu balance financiero? ¿Estás dispuesto a cuidar a ese nuevo miembro de la familia durante toda su vida?

Además de las cuestiones anteriores, también debes tener en cuenta que algunos elementos de tu casa podrían sufrir el impacto de la energía y las ganas de explorar de tu perro o gato. Si bien será tu trabajo entrenarlos y enseñarles lo que pueden y lo que no pueden hacer dentro de casa, debes mentalizarte a que mientras los educas, ocurrirá más de un accidente.

En esta ocasión hablaremos de los pisos, una de las partes del hogar que pueden resultar más afectadas por las carreras y travesuras de tu nuevo amigo. Como bien sabrás, existen varios materiales elegantes, cómodos y funcionales para colocar en tus pisos. Puedes elegir entre maderas, laminados o mármoles blancos y granitos.

Cada uno de tales materiales presenta ventajas y retos cuando se tienen mascotas (y niños, dicho sea de paso). Te las mencionamos a continuación, para que selecciones la opción más conveniente, si es que estás por cambiar tus pisos y planeas tener mascota en un futuro, o bien para que sepas cómo cuidar el piso que ya tienes, sin limitar en exceso a tus animales de compañía.

Pisos de madera

A muchos nos encantan, porque además de ser elegantes y hermosos, generan un ambiente cálido y acogedor. Frente a estas ventajas, está la cuestión de que algunos pisos de madera son sumamente delicados, se rayan hasta con el menor roce de un tacón o se hinchan ante las primeras manifestaciones de humedad.

Los dueños de perros y gatos realmente pueden sufrir con este tipo de pisos; por una parte, las uñas pueden hacer auténticos estragos en los pisos de madera; por otra, los inevitables derrames o salpicaduras de líquidos cuando las mascotas beben de sus platos pueden causar manchas difíciles de sacar o filtraciones de humedad.

Si ya tienes pisos de madera, la primera recomendación es que mantengas bien recortadas las uñas de tus mascotas (sin exagerar, para no causarles daño, claro está). En segundo lugar, infórmate acerca de recubrimientos o tratamientos protectores que puedas aplicar para evitar el rayado. Si lo anterior no te parece suficiente, puedes colocar tapetes o alfombras en las áreas donde tu mascota juegue con mayor frecuencia y así de paso las protegerás de tus propios pasos y los de otros habitantes de la casa.

Si piensas colocar pisos de madera y quieres que sean compatibles con tu mascota, elige maderas duras, como el bambú, que son más resistentes a la humedad y el rayado.

Laminados

Los laminados de alta calidad son, probablemente, los pisos ideales para una casa con mascotas. Este tipo de materiales se someten a tratamientos especiales para resistir rayones, filtraciones de humedad, corrosión y hasta el fuego.

Si ya tienes este tipo de pisos, no queda más que dar la bienvenida a tu mascota con total tranquilidad, pues aunque rasque, derrame el agua o tenga uno que otro accidente, tus pisos permanecerán intactos.

Eso sí, asegúrate de que sean materiales de calidad y que tengan todas las características que mencionamos. Y si estás por colocar este tipo de pisos, no te vayas por opciones de calidad inferior (recuerda que lo barato sale caro); un cachorro inquieto y curioso puede destruir un laminado de mala calidad en cuestión de días.

Mármol o granito

Las piedras naturales, como el mármol o el granito, también están entre los materiales para pisos preferidos. Lo anterior en virtud de sus numerosas cualidades, como son belleza, elegancia, resistencia y durabilidad.

No obstante, una de las mayores desventajas de este tipo de pisos es su porosidad. Debido a ello, absorben cualquier líquido que se derrame y si no se limpia de inmediato, la mancha puede quedar de por vida.

Lo anterior no es nada conveniente para quien tiene una mascota recién llegada, que todavía no aprende dónde hacer sus necesidades. Y la situación puede empeorar si no estás en casa cuando sucedan los accidentes y la limpieza tarda en hacerse.

Si ya tienes pisos de mármol o granito en algunas estancias de tu hogar, lo mejor que puedes hacer, en la medida de lo posible, es evitar que tu mascota esté en esos lugares cuando no puedas supervisarla.

Considera también que la piedra puede ser muy dura y fría; en especial para ese amigo que no usa zapatos ni pantuflas y que pasará la mayor parte del tiempo en el suelo. Si ya tienes este tipo de pisos, coloca tapetes sobre los que tu mascota pueda caminar o echarse y, por supuesto, cómprale una camita que lo mantenga cómodo y caliente.

La talla correcta

Siempre he dicho que al ir a comprar ropa, el acierto más grande así como el peor error se encuentran en las etiquetas para ropa, que muchas veces son la voz de la verdad y otras la voz de las mentiras más infames, ya que la voz de la propaganda generalmente es la menos honesta.

Todos los seres humanos, cuando decidimos ir de compras, es porque queremos invertir en la calidad de nuestra apariencia, simplemente para conseguir ciertos resultados, independientemente del género del consumidor.

Los hombres, al ir de compras, buscamos, aunque muchas veces no lo pensemos así, aumentar puntos a nuestro favor para lucir más atractivos para el sexo opuesto, aunque estemos en una relación de pareja, ya que a cualquier hombre le gusta recordar de vez en cuando que seguimos siendo seres deseables.

El objetivo de las mujeres, al ir de compras, aunque sea un ritual mucho más elaborado, que puede durar una semana entera si se puede, es derrotar a sus competidoras y ser el centro de atención de cualquier lugar al que ellas vayan.

Esto es estén o no en una relación de pareja, ya que a ellas, al igual que a nosotros o probablemente más, les gusta ser admiradas y asegurarse de que todavía podrían parar el tráfico si es que quisieran.

Si bien existen otros objetivos al ir de compras, como el vestir adecuadamente para el trabajo o para alguna ocasión en especial todo se resume en el sentirse atractivo.

Al momento de ir de compras, si es que queremos lograr nuestro objetivo principal, debemos fijarnos en las etiquetas para la ropa, no para ver su marca, ya que muchas veces éstas mienten, sino para ver exactamente la talla que nos queda.

Hay muchos conceptos obvios en el universo, que por su misma simpleza tendemos a sobrepasarlos; el concepto de las tallas es uno de estos.

Muchas personas pueden pensar que si ellas sienten que se ven bien con una talla más grande o chica de la que les corresponde, se verán igual o mejor de bien que con su talla adecuada, sin embargo, eso es un concepto completamente falso.

El concepto de la talla, por supuesto, varía en cuanto al género de la persona; sin embargo, ambos tenemos que saber bien lo que estamos haciendo si no queremos romper el espejo en donde nos veamos.

Al momento de escoger nuestra talla debemos, primero que nada, analizar nuestra complexión rápidamente.

Si es que somos de una complexión voluminosa, lo mejor es siempre comprar una talla arriba de la que realmente nos quede, ya que en el supuesto de que seamos de tallas grandes significa que tenemos tendencia a subir de peso, por lo que siempre debemos comprar una más arriba, por si subimos de peso.

Por el otro lado, si es que somos muy delgados, es imperativo que compremos prendas chicas, ya que de lo contrario estaríamos literalmente violando las leyes naturales, lo que resulta en una catástrofe estética.

Regálate un espacio

Sé bien que la época de locura y euforia por dar y recibir regalos ya ha pasado y que probablemente muchos de nosotros todavía nos estamos recuperando de los gastos, a veces desmedidos, que hicimos en diciembre.

No obstante, es bueno pensar en regalar precisamente cuando no hay costumbres, tradiciones o estrategias comerciales que lo inciten. Y bueno también es pensar en obsequiarse algo a uno mismo.

¿Egoísmo? No, es una forma de cuidarse, quererse y buscar el propio bienestar, lo cual es básico para dar lo mejor de uno mismo y compartirlo con los demás.

Los mejores regalos son los que además de complacer y estar pensados para la persona a quien se obsequia, pueden conservarse por mucho tiempo. Esto no quiere decir que los regalos deban ser objetos materiales; las experiencias también pueden atesorarse por todo el tiempo que nos dure su recuerdo.

Pero en esta ocasión, lo que sugiero es que te regales un espacio. No digo que te compres una residencia en una zona lujosa o una casa de campo (aunque si las posibilidades se dan, pues, adelante). Me refiero a acondicionar un espacio de tu hogar, para que se convierta en algo así como tu santuario o, si lo prefieres, en tu “fortaleza de la soledad”.

La elección del espacio dependerá de cuáles sean tus intereses y actividades preferidos y, sobre todo, de lo que te brinde mayor tranquilidad y placer al final de la jornada o en esos días que puedas dedicar exclusivamente para ti.

Tampoco pienses que debes emprender un elaborado y costoso proyecto de remodelación para obsequiarte ese lugar que tanto quieres. La decisión depende del tiempo y el presupuesto con los que cuentes, pero si no deseas esperar demasiado, basta con algunos sencillos elementos y accesorios para empezar el cambio. Aplicar otro tono de pintura, cambiar cortinas, agregar un sillón o una lámpara, o hasta cambiar los muebles de lugar son pasos sencillos, pero que pueden darte una perspectiva completamente nueva.

En mi caso, estos son algunos de los espacios que quisiera regalarme este año:

Terraza

Me encanta pasar tiempo al aire libre, rodeado de naturaleza. Pero, aunque parezca extraño, no siempre quiero ir lejos de casa para obtener estas condiciones. Si te sucede algo semejante, una excelente opción puede ser el acondicionar tu terraza, jardín o patio, para crear un espacio al aire libre, que a la vez resulte muy íntimo y hogareño.

Los elementos básicos que necesitas son algunos muebles para exterior (puedes empezar hasta con una silla y una pequeña mesa), una sombrilla, para los días muy soleados, y muchas, muchas plantas. Más adelante, puedes pensar en colocar un techo con láminas de policarbonato, para que incluso en los días de lluvia puedas disfrutar de tu terraza. El costo de este material es muy accesible; busca “policarbonato precio” para que vayas estimando tu presupuesto.

terraza2

Sala de lectura

Si como a mí te encanta leer, sabrás que si bien puedes hacerlo hasta en el transporte público, el contar con un espacio especial para la lectura hace que la experiencia sea mucho más grata. Mi sugerencia para instalar una sala de lectura es que elijas una habitación a la que no afecten demasiado los ruidos exteriores, que tenga una buena entrada de luz natural y espacio adecuado para tus libros (aunque si te hace falta, puedes extenderte con tus libreros o repisas por toda la casa).

Una vez que tengas la habitación adecuada, el siguiente paso es ambientarla a tu gusto, para que tengas toda la concentración, tranquilidad y comodidad que necesites. Una silla o sillón muy cómodos son básicos. Y, por supuesto, la estantería para tus libros.

lectura

Sala de entretenimiento

Si eres aficionado a las películas, las series de televisión o los videojuegos, una buena idea puede ser crear un espacio específicamente diseñado para dar rienda suelta al disfrute de este pasatiempo.

Aquí la inversión puede ser un poco elevada, si quieres lo mejor en tecnología de audio y video. Pero si ya tienes tus equipos, todo lo que necesitas es ambientar.

entretenimiento

Cinco pasos para amueblar tu casa

Los muebles son elementos imprescindibles para habitar un espacio. No sólo aportan su funcionalidad correspondiente y nos permiten descansar, organizar, trabajar o compartir un momento con nuestros seres queridos, sino que nos ayudan a generar ese calor de hogar, que transforma un simple edificio en nuestra casa.

Sin embargo, amueblar una casa tiene su arte. No se trata sólo de comprar una mesa y sillas porque necesitamos sentarnos a comer, o una cama, porque es imprescindible dormir con comodidad. Para que tus muebles realmente se integren a la idea que tienes de un hogar, así como al espacio del que dispones, debes planear su adquisición con tanto cuidado como planeaste la construcción o la compra de tu casa.

Expertos en interiorismo y diseño recomiendan seguir estos cinco pasos para elegir los muebles del hogar.

muebles

  1. Mide cada estancia

Incluso antes de ver catálogos y dejarte conquistar por tal o cual diseño, es fundamental que tengas una clara idea del espacio con el que cuentas. Toma nota del tamaño general de cada habitación, así como de los lugares donde colocarás los muebles. Recuerda que cada espacio necesita muebles proporcionales a su tamaño, para que no parezca saturado ni despoblado. Si colocarás muebles cerca de las ventanas, considera el ancho y la altura, para que los muebles no bloqueen todo el paso de la luz. Y algo muy importante, toma las medidas de puertas y pasillos, para asegurarte de que tus muebles lograrán entrar a casa.

  1. Toma en cuenta la funcionalidad

Este punto parece muy obvio. Un sillón o una silla son para sentarse, una cama para dormir y un librero para colocar tus libros. Sin embargo, no me refiero sólo a la funcionalidad básica de cada mueble, sino a la forma en que estos pueden facilitar, o complicar, las actividades que llevas a cabo en casa. Una familia, por ejemplo, no sólo necesita una alacena para guardar cosas, sino un mueble o muebles con las dimensiones adecuadas para almacenar todo lo que varias personas necesitan. En cambio, una persona sola no requiere muebles con gran capacidad de almacenamiento; puede optar por armarios o alacenas más pequeños y aprovechar el espacio libre para colocar otro tipo de accesorios, como un centro de entretenimiento o un aparato de ejercicio.

  1. Define un estilo y un presupuesto

Con una idea más clara de lo que necesitas y de lo que tu espacio te permitirá recibir, ya puedes pensar en estilos decorativos, así como en presupuestos. Esto te ayudará a seleccionar las tiendas que te conviene visitar, pues en un mercado tan grande como lo es el de la venta de muebles, no terminarás de cubrir todas las posibilidades.

  1. Piensa en las combinaciones

Si partirás de cero en la decoración de tu casa y además de amueblar tienes que pensar en pintar o colocar pisos, la elección de un estilo puede ser más sencilla, porque una vez que te decidas, sólo tendrás que implementar los colores, materiales y accesorios necesarios para crearlo. Pero si sólo se trata de comprar algunos muebles para una estancia decorada, también tienes que pensar en la combinación, tanto de colores y materiales como de diseños.

  1. Busca la comodidad

La comodidad y la ergonomía son aspectos que actualmente se consideran para el diseño y la fabricación de todo tipo de mobiliario, desde los muebles para oficina hasta los que se colocan en estadios o centros de espectáculos. Si hasta en un inmueble como un estadio, donde la gente no permanece mucho tiempo sentada, se busca la comodidad de unos asientos para estadio con respaldo (stadium seats with backs), con mayor razón deberá buscarse para los muebles de una casa, cuyo principal objetivo es darnos soporte en momentos de relajación y descanso.

Propósitos que sí valen la pena

Hay prácticas y tradiciones que se repiten cada fin de año. Las dos que menos me agradan son los recuentos con “lo mejor de…” y los propósitos de año nuevo. Lo primero llega a disgustarme  por la necia insistencia de reducir todo lo que se pudo experimentar en un año a diez, doce o cien momentos. Tal vez sea un afán de sintetizar para comprender mejor, pero yo creo que esas dichosas listas y recuentos siempre se quedan cortos.

Lo de los propósitos tampoco me encanta, porque no creo que debamos esperar a que un año inicie para fijarnos metas, porque hay objetivos que requieren más de un año para alcanzarse y porque en muchos casos, incluyendo el mío, los propósitos sólo se hacen por el furor del momento y se olvidan con el correr de los meses.

Sin embargo, hay quienes piensan que el cierre de un ciclo y el inicio de otro es el momento más adecuado para reflexionar acerca de lo que se ha logrado, pensar en lo que falta por hacer y buscar estrategias que nos aproximen a la meta. Y, nos guste o no, como miembros de la civilización occidental tenemos que al llegar al último mes del calendario gregoriano nos aproximamos al cierre de un ciclo y esto bien puede tomarse como una oportunidad para hacer las reflexiones y los planteamientos mencionados.

Ahora bien, hay propósitos más que convencionales, como bajar de peso, ir al gimnasio o el clásico de llevarse mejor con todos. Estos son algunos de los propósitos que más se hacen y también de los que más rápido se abandonan, precisamente porque al ser tan convencionales y genéricos, no encontramos la forma de adaptarlos a nuestras vidas.

Creo que los propósitos que valen la pena son los que en verdad estamos dispuestos a cumplir, porque nos interesan, porque se trata de algo que nos hace falta o porque implican un objetivo que realmente deseamos alcanzar.

propositos2

En mi caso, esos propósitos son los siguientes:

  • Aprender más. En concreto, me propongo retomar mis estudios de alemán, que abandoné hace más de un año; y, como bien se sabe, los conocimientos que no se actualizan y practican, se pierden. Considero que cualquier propósito relacionado con el estudio, ya sean las clases de idiomas o los diplomados médicos en línea, vale la pena y es digno de cumplirse.
  • Dicho así, también parece un propósito muy genérico, pero tengo en mente dos objetivos muy claros: dormir mejor y cuidar mi alimentación; creo que si logro mantener estos dos hábitos, mi salud mejorará considerablemente.
  • Viajar, al menos una vez al año. Y no crean que para cumplir este propósito me atendré al curioso ritual de salir corriendo con las maletas la noche del 31 de diciembre. Lo que haré será destinar una parte de mis ingresos a un fondo de ahorro para viajes; así podré aprovechar parte de mis vacaciones para visitar un lugar de la república mexicana y la otra, para viajar al extranjero.
  • Disfrutar más de todo. De acuerdo, ya estoy cayendo en demasiados clichés, pero el hecho es que este año tuve varios problemas de salud y algunos contratiempos familiares y laborales, que se originaron en mi natural propensión a quejarme y ver lo malo en todo. Por la propia salud mental y por el bien de los otros, en este nuevo ciclo haré todo lo posible por minimizar las amarguras y disfrutar más.

Después de escribir mi lista y analizarla con cuidado, llegó a la conclusión de que los propósitos que realmente valen la pena, son los que pueden hacernos mejores personas. ¡Felicidades a todos!

Un fin de año diferente

¿Han llegado a sentir que las personas y el entorno los oprimen, cual si fueran gruesas paredes de rocas que lentamente se cierran sobre ustedes? ¿O se han sentido completamente ajenos y extraños, hasta en los lugares que deberían resultarles familiares? ¿Y han tenido la idea de que, a pesar de caminar por calles atestadas de transeúntes o de viajar en vagones tan llenos que ya no cabría ni un alfiler, no encontrarían a nadie con quien mantener una buena y amistosa charla?

Pues cosas semejantes y otras más extrañas he sentido en los pasados días, lo cual en ocasiones me provoca ciertas ansiedades y tristezas. El malestar se ha incrementado con la llegada de diciembre, que otrora fuera mi mes favorito. Solía disfrutar del frío, las largas noches y hasta de las luces centelleantes que son parte de la decoración navideña. Cierto es que todavía disfruto un poco de todo eso, pero el gozo se ha visto disminuido a causa de mi nueva y extraña dificultad, o mejor dicho, imposibilidad, para enfrentar las situaciones convencionales.

En estos días, esas reuniones de fin de año con los amigos, los colegas y la familia, que muchas personas esperan con ansias y emoción, a mi empiezan a resultarme más estremecedoras, temibles e intimidantes que una auditoria de Hacienda. Por ello es que, a pesar de las protestas, críticas y miradas reprobatorias de mis allegados y conocidos, decidí cambiar las fiestas navideñas por una tradición más acorde con la temporada invernal: retirarme a una guarida solitaria y no salir de ahí hasta primavera… o, bueno, hasta que terminen mis vacaciones.

bosque

La cuestión ahora es decidir cuál será ese anhelado lugar de retiro. Mi primer impulso fue lanzarme a un lugar paradisíaco de los que tanto abundan en nuestra República Mexicana; por ejemplo, una playa. Me alojaría en uno de los hoteles en Puerto Vallarta todo incluido y así podría dedicarme a contemplar el mar, caminar por el pueblo, degustar la sabrosa comida costera y pasar las tardes leyendo en la playa, sin ninguna otra preocupación.

No obstante, las playas nunca han estado entre mis destinos vacacionales preferidos y siendo lugares que tienden a saturarse en el invierno, cuando la mayoría de la gente se aflige por el descenso de unos cuantos grados en la temperatura, lo que menos tendría es ese alejamiento de todo, que tanto anhelo.

Luego caí en la cuenta de que la opción más obvia era un lugar boscoso. No a muchas personas les atrae la idea de pasar un par de semanas en algún campamento apartado, sin WiFi, ni televisión por cable, y en el que además haga frío. En este sentido, no tendría que preocuparme por hallar una multitud, que alterase mis ya de por sí estrujados nervios.

El “pero” con esta alternativa es que para llegar a un punto verdaderamente distante y poco transitado, y al mismo tiempo estar seguro, es necesario tener un vehículo a disposición. He ahí mi mayor problema; incluso la opción de alquilar un auto me está vedada, ¡porque no sé manejar! Y la idea de buscar un compañero de viaje, o siquiera un conductor, también acabaría con mi plan de retiro.

sala-lectura

Después de valorar unas cuantas posibilidades más, llegué a la conclusión de que sí hay un lugar que en estos momentos me resulta accesible, cercano y perfecto; ¡la sala de lectura de mi casa! Ella me ofrece el refugio acogedor que ahora tanto preciso y pone a mi disposición esos preciosos textos que con tanto placer he reunido a lo largo de los años.

Creo que ese retiro a la tranquilidad de mi hogar y a las páginas de los libros, combinado con caminatas diarias por el parque cercano (en las horas de menor concurrencia, por supuesto), reparará lo que sea que esté desequilibrado en mi interior y me permitirá reunir las fuerzas necesarias para hacer frente al futuro, que en estos días parece más incierto que nunca.

Los pisos, el toque final para un hogar acogedor

Ambientar o remodelar tu casa puede ser una excelente oportunidad para relajarte, divertirte y dar rienda suelta a tu creatividad. Sin embargo, también supone una buena cantidad de trabajo, una considerable inversión y uno que otro disgusto.

Por lo extenuante que puede ser el trabajo de remodelación, en ocasiones se olvida o se deja para después un aspecto que si bien no es de los más indispensables, sí puede ser uno de los que más luzcan y el que dé el toque final para crear un espacio cálido y acogedor.

Me refiero a los pisos, una elección que debemos pensar muy bien, porque lo ideal es que convivamos con ella mucho tiempo.

El piso no sólo engalana tu hogar y le da un estilo; desde el punto de vista práctico, también permite regular factores como la temperatura, el ruido y el tipo de actividades que puedes hacer en cada espacio. También hay que pensar que cada tipo de piso requiere un mantenimiento especial; en algunos casos éste puede ser muy costoso o requerir mucho tiempo, así que debes evaluar bien tu presupuesto y el tiempo del que dispongas.

Estas son algunas de las opciones que puedes valorar para elegir el piso ideal que hará lucir tu hogar:

pisos-de-madera

Madera

Los pisos de madera son una opción clásica, elegante y versátil para tu hogar, ya que puedes combinarla con diversos estilos decorativos.

Ventajas: la madera natural tiene diseños únicos; da calidez a cualquier habitación y tienes cantidad de variedades y tonos para elegir.

Desventajas: no son muy adecuados para lugares donde hay humedad, pueden rayarse con facilidad y requieren de productos o tratamientos especiales para su mantenimiento.

Mármol, granito y otras piedras

Las piedras naturales son otro acierto seguro, si lo que más te interesa es el estilo y la elegancia. Como sucede con la madera, el origen natural de estos materiales te garantiza que tus pisos tendrán un diseño de lo más exclusivo.

Ventajas: resistencia y durabilidad; facilidad para limpiarse con productos especiales; combinables con diversos estilos decorativos.

Desventajas: no son muy adecuados para climas fríos; pueden mancharse con ciertas sustancias, como el aceite; también pueden rayarse o mancharse con el polvo o la tierra que se lleve en el calzado.

Alfombras

Las alfombras son una opción ideal para quien prefiere un ambiente cómodo, agradable y aislado del frío. Las en gran variedad de materiales, colores y diseños, por lo que también pueden adaptarse a cualquier estilo.

Ventajas: dan calidez a la habitación, aíslan el ruido de las pisadas y son perfectas para crear un ambiente acogedor.

Desventajas: atrapan el polvo, así que deben aspirarse con frecuencia y someterse a un lavado profesional por lo menos dos veces al año; no son recomendables para climas cálidos; los derrames de líquidos pueden dejar manchas difíciles de sacar, aunque esto dependerá del material y el color de la alfombra.

Porcelanatos

Los porcelanatos son una excelente combinación de durabilidad, resistencia y estética. Las altas presiones a las que se someten durante su fabricación reducen la porosidad que suelen tener las piedras naturales y los hacen adecuados a diversos tipos de usos.

Ventajas: son fáciles de limpiar y desmanchar; no absorben la humedad; pueden colocarse en áreas de mucho tránsito.

Desventajas: pueden ser muy fríos; son resbaladizos cuando están muy fríos o mojados.

Ahora que ya conoces las opciones, sólo falta que evalúes tus necesidades, gustos y presupuestos, para que selles con broche de oro la remodelación de tu hogar.

¿Cómo tienes pensado adornar tu casa para Navidad?

¿Cómo tienes pensado adornar tu casa para Navidad? ¿Compras cosas nuevas cada año? ¿Utilizas lo mismo de siempre?

¿Te ha pasado que a veces el tema de los arreglos de Navidad suele ser un tanto agobiante?

Para mí sí lo es y más cuando veo la cantidad de cosas que he guardado con el pasar de los años.

Tengo una nueva amiga que cada año compra todo nuevo… sí, todo. Desde luces, árbol, esferas, arreglos para interiores, exteriores… todo.

Cuando supe que año tras año hacía lo mismo, le pregunté sobre lo que tenía del año anterior, a lo que me contestó que todo lo vendía.

Vaya, una vez que terminan las fiestas, mi amiga pone todos sus adornos y arreglos de Navidad a la venta.

A través de una venta de garaje, saca todo, lo vende, guarda ese dinero en un lindo muñeco de nieve, quien duerme durante todo el año, para despertar para las próximas fechas decembrinas.

Así es, mi amiga no guarda absolutamente nada, por lo que no ocupa ningún espacio en su hogar para esto.

En lugar de ello, saca fotos y videos y esos son sus recuerdos. Como verás, no requieren de gran almacenamiento.

Su teoría es que las cosas cambian y cada año salen cosas nuevas y diferentes.

Consigue que cada año no se vea igual que el anterior y lo mejor que ella ve en esto es que no se ocupa de guardar las cosas ni de dedicarle espacio.

Por otro lado, sus vecinos y amigos ya saben de sus ventas de principio de año y hasta tienen apartados ciertos objetos porque, a decir verdad, mi amiga tiene muy buen gusto y conseguirlos a un precio mucho más bajo, les resulta atractivo.

arreglos-para-el-arbol-de-navidad-1

En cambio, tengo otra muy buena conocida que lo que hace es modernizar lo que tiene.

Ve las tendencias para ese invierno, busca los materiales y se apoya en su talento y creatividad para trasformar lo que tiene en algo diferente, que se encuentra en la vanguardia.

En sí, usa sus antiguos objetos como base y solo recicla.

Aquí sus habilidades manuales y su creatividad son las bases para crear nuevos arreglos de Navidad que, a decir verdad, le quedan bellísimos.

Hay cosas que sí compra, porque no hay de otra como lo son las luces; sin embargo, las transforma de forma espectacular.

Después de ver estos dos casos, yo me cuestioné sobre la cantidad de objetos que he guardado por años, donde muchos de ellos no los he usado, otros ya se ven desprolijos o fuera de moda.

Reconozco que me cuesta trabajo deshacerme de ellos porque me traen recuerdos. Solo que cada vez son más las cajas que se acumulan y guardan polvo.

Así que, a lo mejor es hora de ir soltando y solo quedarse con lo más importante, que es el disfrutar a los seres queridos sea o no navidad, ya que los objetos son solo eso… objetos que se ven lindos y terminan guardando polvo o en la caja de los olvidos.

Mi navidad ortodoxa

La navidad es un tiempo de estar con las personas que apreciamos más, generalmente con nuestra familia, especialmente cuando no la vemos a menudo, debido a las tremendas distancias que pueden separar a ciertos países del mundo, como es mi caso, debido a que mi esposa es ucraniana y como todos podemos comprender, Ucrania es una país que se encuentra muy lejos de México.

Por esta razón me es imposible ver a mi familia política con la frecuencia que quisiera y son personas que estimo de una manera muy fuerte, ya que su calidad humana es una que he encontrado en pocas personas, por lo que todos los años hago lo posible para visitarles.

Generalmente, cuando vamos a visitar, nos quedamos en el departamento de mis suegros, quienes viven en una pequeña ciudad de apenas unas 20 mil personas, llamada Volochisk, localizada al oeste de Ucrania, a unas cinco horas de la frontera Polonia.

Una vez llegando ahí pasamos unos días antes de navidad, durante los cuales contactamos a todos nuestros amigos y personas queridas antes de hacer las verdaderas celebraciones.

Algo que es excelente es que la navidad en Ucrania y en Europa del este es el seis de Enero, lo que significa que también podemos celebrar navidad con mis padres el 24 de Diciembre; mejor imposible, ya que nadie tiene la oportunidad de pasar toda una navidad con su familia paternal y política.

Esta vez la rutina fue diferente, ya que pasaríamos la navidad no en el departamento de mis suegros, sino que iríamos a casa de los abuelos de mi mujer, quienes viven en una granja muy modesta, en una pequeña aldea en el bosque, con una población de menos de 50 personas.

ucrania-navidadSi alguna vez alguien se ha preguntado cómo es la aldea de Santa Klaus, debe de ir a aquella granja en los meses de invierno, donde las personas viven en una realidad inexistente para el mundo occidental, en compañía de los animales y de un invierno mágico, donde se dice que la nieve está tejida por los Ángeles de Dios en el corazón de las nubes.

Las nevadas ahí pueden llegar a ser lo suficientemente severas para cubrir de nieve la puerta entera de una casa.

Yo ya había estado en aquella granja en otoño, pero nunca la había conocido en los meses de invierno, cuando toda la aldea parece estar hecha de diamante o de marfil.

Las noches ahí las pasé en un colchón individual que daba hacia una pequeña ventana, donde se veía el profundo y misterioso bosque que rodea la aldea, un bosque donde han pasado muchas cosas, entre ellas una de las batallas más feroces entre los soviéticos y la Alemania nazi, donde murieron cientos de miles de hombres en tan solo unos días.

Aquel bosque también fue una de las inspiraciones más grandes del poeta Taras Schevchenko, el padre de las letras ucranianas y de muchos cuentos que adornan al folklor de toda Europa del este

Fueron unas grandes vacaciones.

El minimalismo y la economía

El minimalismo es una corriente artística que nació en los Estados Unidos durante la década de los años sesenta, con la intención de demostrar al mundo un modo de vida sobrio, simétrico y económico en cuanto al espacio de algún lugar, haciendo esto ideal para lugares de espacios reducidos.

Esta corriente artística salió a la luz con tanto éxito debido al brutal incremento de población que aconteció durante estos años en muchas partes del globo terráqueo, especialmente en los Estados Unidos, cuando la población se elevó dramáticamente debido a la revolución sexual y el rompimiento de antiguos paradigmas de comportamiento que dictaminaron una fuerte irregularidad en la ética del país.

En lo personal, me parece que la corriente artística del minimalismo, como sucedió con muchas corrientes, fue una profecía materializada en el nuevo modo de vida que le esperaba al mundo en todos los sentidos.

Los muebles minimalistas, desde los muebles para casa y oficina, hasta los muebles para escuelas, parecen ser paradigmas de comportamiento  materializados, donde lo más importante son la eficiencia y la elegancia, mezcladas de una manera muy armónica, a modo de sobrevivir en un mundo que eventualmente llegaría a rayar en lo sobrepoblado, como lo es hoy en día.

El día de hoy, aunque el mundo no esté exactamente sobrepoblado, las poblaciones están muy concentradas en las partes del mundo donde sí hay población, creando en muchísimas ciudades un fenómeno de sobrepoblación que ha forzado a las constructoras y a las compañías de bienes y raíces a dejar de construir casas y a construir miles de edificios con cientos de departamentos a modo de economizar el espacio habitacional.

La corriente artística del minimalismo cae como anillo al dedo a este fenómeno social, cultural y étnico, ya que en estos tiempos es crucial el economizar el espacio habitacional, pues en verdad cada día somos más personas, un fenómeno que no está bajando y que va en un aumento revolucionado.

Muchas personas, quienes solo ven adentro de la caja, piensan que este fenómeno va en reverso, ya que las poblaciones naturales de muchas ciudades, particularmente en Europa, ya no se están reproduciendo; sin embargo, olvidan el factor  de la reproducción desenfrenada de los inmigrantes, quienes, debido a los bienes que les ofrece muchos países de Europa, quieren reproducirse lo más posible para que sus hijos tengan acceso a esos bienes y que no les falte nada y puedan después mantener y ayudar a sus padres en la vejez.

Debido a este caos sociocultural, la corriente artística minimalista busca tanto el orden como una producción de sus elementos de una manera industrial, haciendo así a las ciudades más avanzadas unas completamente minimalistas, tanto física como intelectualmente.

Después de todo, la revolución digital es un fenómeno que considero como una extensión de los modos y corrientes minimalistas, ya que es posible, al igual que en el mundo real, insertar un sin fin de información en tan solo unas cajitas, como lo son los teléfonos inteligentes y las laptops.

¡Veamos hasta donde llegan las raíces minimalistas!