El mundo cambiante de la impresión de etiquetas

Actualmente, muchas de nuestras compras provienen de productos previamente empaquetados y como parte del empaque, las etiquetas son una parte esencial del mismo.

En ellas los fabricantes indican una serie de cosas incluyendo nombre, las características del producto, peso, información nutricional entre otras cosas más.

Gracias a la etiquetas podemos verificar si tal o cual producto contiene lo que necesitamos o por el contrario, está libre de lo que no requerimos.

Pero, esta parte del empaquetado de un producto ¿qué tan reciente es?

En nuestros días es tan normal ver una etiqueta impresa que pareciera que han estado ahí toda la vida y sin embargo, su historia apenas tiene unos 400 años.

Las etiquetas de aquel entonces se habrían impreso en papel hecho a mano usando el tipo de tipografía de relieve o imágenes cortadas en madera o metal, con presión de impresión aplicada a través de una prensa de mano de madera y mecanismo de tornillo simple.

Por cerca de doscientos años, este mismo mecanismo, prensas de mano hechas de madera, fueron las que se utilizaron sin variación alguna.

Llegó entonces la época de un cambio cuando las prensas de mano estaban ahora hechas de hierro con un sistema de palanca para aplicar presión, solo que el papel todavía se hacía a mano.

Sin embargo, a comienzos del siglo XIX, la revolución industrial estaba trayendo cambios significativos al mundo incluyendo al mundo de la impresión: las primeras máquinas de impresión de cilindros (impulsadas por vapor) dan origen al proceso de impresión offset y las máquinas de fabricación continua de papel.

Los años 1800 también trajeron papel recubierto, el proceso de medios tonos, la impresión en color y toda una serie de nuevos requerimientos de aplicaciones de mercado de etiquetas que debían ver los primeros inicios de lo que ahora llamamos industria de las etiquetas.

Estas nuevas aplicaciones del siglo XIX incluyeron la producción automática en volumen de botellas de vidrio de tamaño estándar en líneas de llenado de botellas.

Surgen entonces las primeras fábricas de enlatado y se avecina el rápido crecimiento de los productos farmacéuticos lo que hace que ante tanta producción se vea la necesidad de imprimir también etiquetas para identificar las cajas y nacen las etiquetas para equipaje.

Todo en ese momento se imprime con los nuevos avances en el mundo de las etiquetas, por lo que se comienza a imprimir en offset de hoja o prensa de tipografía.

La primera parte del siglo XX vio la introducción de las primeras prensas de banda estrecha para la impresión de cinta adhesiva y etiquetas autoadheribles.

Las innovaciones clave para la impresora de banda estrecha fueron desarrollos hechos por Stan Avery que permitieron que los materiales autoadhesivos tuvieran un soporte de respaldo y se cortaran a la forma en la misma prensa.

Se trataba de materiales cortantes en un revestimiento que ahora permitía que las etiquetas pegajosas fueran producidas en un rollo.

No pasó mucho tiempo antes de que los fabricantes de prensa como Gallus, Nilpeter y Mark Andy estuvieran produciendo las prensas dedicadas a la prensa y la flexografía.

Y bueno, para nosotros que ya vivimos más que en la era moderna, el mundo de las etiquetas es tan normal y en especial útil, ahora más bien nos puede interesar la versatilidad y diseño de éstas.

Si en tu caso requieres etiquetas autoadheribles en Gráficas Villalba te podemos asesorar. Llámanos y te atenderemos con gusto.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *