Estilos que sólo la web hace posibles

Acabo de comprar una sensacional pieza de tapicería para mi sala. Desde hace tiempo había considerado esta idea, que descubrí en una revista de diseño, porque mi casa es agradablemente fresca durante los meses calurosos, pero helada cual congelador en invierno. La publicación que leí mencionaba que este tipo de recursos ayudaban a conservar el calor, junto con otros beneficios, como insonorizar un poco las habitaciones. Como el departamento en el que vivo es rentado, no deseo emprender grandes proyectos de construcción y diseño, así que la tapicería me pareció una muy práctica solución.

Lo que me había detenido es que después de recorrer varias tiendas, no encontraba la pieza de mis sueños. Algunas eran muy grandes, otras demasiado pequeñas; otras más tenían el tamaño perfecto para el muro donde pensaba colocarla, pero el diseño dejaba mucho qué desear, al menos conforme a mis gustos. Como las noches de este verano húmedo y lluvioso que nos ha regalado la Ciudad de México ya se han puesto un poco frías, decidí apartarme de las compras tradicionales y empezar a buscar por internet; no fuera a ser que el invierno se me adelantara.

Encontré una tienda en línea maravillosa, llamada Society 6. No sólo tenían los más bellos y originales tapices, sino diversos elementos decorativos y accesorios; bolsos, relojes, impresiones en aluminio, playeras, tazas, en fin, todas esas cosas innecesarias que hacen la cotidianeidad más llevadera. La única desventaja es que al ser un negocio estadounidense, los precios están a merced de la cotización del peso frente al dólar; además, los envíos de USA no son precisamente económicos, aunque sí muy rápidos y seguros.

Sin embargo, me decidí porque al suscribirme al boletín de novedades del sitio, me obsequiaron un cupón para un envío gratuito. Luego de considerar este ahorro y comparar precios con los tapices que encontré en las tiendas físicas, y que no me convencieron, pensé que la inversión valía la pena. Ahora sólo me queda esperar de cinco a diez días hábiles, para recibir mi pedido en la comodidad de mi hogar.

Otro de los grandes atractivos que encontré en un negocio como este, es que todos productos se hacen sobre pedido y puedes elegir entre distintas medidas y formatos para el diseño que te guste. Por ejemplo, el encantador diseño de mi tapiz también puede solicitarse en un bolso de tela, en una sudadera o en un almohadón.

Pero lo mejor de todo, en mi opinión, es que todos los diseños son originales y elaborados por artistas independientes, quienes dan a conocer su obra y reciben un porcentaje de cada producto que la tienda vende con sus diseños. Tal vez no sea una forma de ganarse la vida, pero sí es una oportunidad para compartir el trabajo creativo y obtener algunas ganancias, sin hacer todas las inversiones que implicaría el abrir un negocio por cuenta propia.

En conclusión, quedé encantada con esta tienda en línea y seguramente me convertiré en cliente cautiva. Pero lo que más me gustó fue descubrir estos modelos de negocios y encontrar estilos que sólo la web hace posibles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *