Los pisos, el toque final para un hogar acogedor

Ambientar o remodelar tu casa puede ser una excelente oportunidad para relajarte, divertirte y dar rienda suelta a tu creatividad. Sin embargo, también supone una buena cantidad de trabajo, una considerable inversión y uno que otro disgusto.

Por lo extenuante que puede ser el trabajo de remodelación, en ocasiones se olvida o se deja para después un aspecto que si bien no es de los más indispensables, sí puede ser uno de los que más luzcan y el que dé el toque final para crear un espacio cálido y acogedor.

Me refiero a los pisos, una elección que debemos pensar muy bien, porque lo ideal es que convivamos con ella mucho tiempo.

El piso no sólo engalana tu hogar y le da un estilo; desde el punto de vista práctico, también permite regular factores como la temperatura, el ruido y el tipo de actividades que puedes hacer en cada espacio. También hay que pensar que cada tipo de piso requiere un mantenimiento especial; en algunos casos éste puede ser muy costoso o requerir mucho tiempo, así que debes evaluar bien tu presupuesto y el tiempo del que dispongas.

Estas son algunas de las opciones que puedes valorar para elegir el piso ideal que hará lucir tu hogar:

pisos-de-madera

Madera

Los pisos de madera son una opción clásica, elegante y versátil para tu hogar, ya que puedes combinarla con diversos estilos decorativos.

Ventajas: la madera natural tiene diseños únicos; da calidez a cualquier habitación y tienes cantidad de variedades y tonos para elegir.

Desventajas: no son muy adecuados para lugares donde hay humedad, pueden rayarse con facilidad y requieren de productos o tratamientos especiales para su mantenimiento.

Mármol, granito y otras piedras

Las piedras naturales son otro acierto seguro, si lo que más te interesa es el estilo y la elegancia. Como sucede con la madera, el origen natural de estos materiales te garantiza que tus pisos tendrán un diseño de lo más exclusivo.

Ventajas: resistencia y durabilidad; facilidad para limpiarse con productos especiales; combinables con diversos estilos decorativos.

Desventajas: no son muy adecuados para climas fríos; pueden mancharse con ciertas sustancias, como el aceite; también pueden rayarse o mancharse con el polvo o la tierra que se lleve en el calzado.

Alfombras

Las alfombras son una opción ideal para quien prefiere un ambiente cómodo, agradable y aislado del frío. Las en gran variedad de materiales, colores y diseños, por lo que también pueden adaptarse a cualquier estilo.

Ventajas: dan calidez a la habitación, aíslan el ruido de las pisadas y son perfectas para crear un ambiente acogedor.

Desventajas: atrapan el polvo, así que deben aspirarse con frecuencia y someterse a un lavado profesional por lo menos dos veces al año; no son recomendables para climas cálidos; los derrames de líquidos pueden dejar manchas difíciles de sacar, aunque esto dependerá del material y el color de la alfombra.

Porcelanatos

Los porcelanatos son una excelente combinación de durabilidad, resistencia y estética. Las altas presiones a las que se someten durante su fabricación reducen la porosidad que suelen tener las piedras naturales y los hacen adecuados a diversos tipos de usos.

Ventajas: son fáciles de limpiar y desmanchar; no absorben la humedad; pueden colocarse en áreas de mucho tránsito.

Desventajas: pueden ser muy fríos; son resbaladizos cuando están muy fríos o mojados.

Ahora que ya conoces las opciones, sólo falta que evalúes tus necesidades, gustos y presupuestos, para que selles con broche de oro la remodelación de tu hogar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *